Incidencias

Incidencias de Endesa

​Si la avería no está localizada en la instalación del cliente, sino en la red propiedad de Endesa, se procederá a localizar para conseguir restablecer el servicio lo antes posible, garantizando la seguridad de las personas.

En ocasiones, ante una avería en la red, actúan los sistemas automáticos que Endesa tiene instalados y la avería queda resuelta en un tiempo muy breve, sin necesidad de mayor actuación.

En otros casos, estos sistemas automáticos no son suficientes y es necesario localizar la avería desplazando técnicos de mantenimiento que evalúen y reparen la avería.

En función del tipo de avería se tardará más o menos tiempo garantizando siempre la seguridad de las personas e intentando minimizar en la medida de lo posible el número de clientes afectados y el tiempo de duración de la avería.

 

En muchos casos, hasta que no se ha realizado una investigación profunda “a posteriori” sobre la avería es difícil establecer cuál ha sido la causa, pero las más comunes son las siguientes:

  • Accidentes: rotura de cables subterráneos por palas excavadoras, camiones que tocan nuestras líneas aéreas al levantar los remolques, etc.
  • Fenómenos atmosféricos: intensas lluvias, fuertes vientos o incendios pueden provocar incidentes en centros de transformación o líneas que obligan a cortar el suministro.
  • Avifauna: contacto de los animales o de la vegetación con nuestras líneas e instalaciones.
  • Por fallo o rotura de algún elemento de la red eléctrica propiedad de Endesa (por ejemplo un transformador).
  • Puede que el origen de una avería no esté en la compañía distribuidora de electricidad, sino en otros agentes que operan en el sistema eléctrico (la red de transporte, las centrales de generación, un parque eólico, instalación de un cliente, etcétera).