Flexiciency: cómo mejorar la eficiencia energética

A través de cinco demostraciones a gran escala, el proyecto europeo Flexiciency persigue mejoras en la eficiencia energética, en el consumo y en la estabilidad y seguridad en la red.

Imagen flexiciency

Cuatro grandes operadores de distribución en Italia, Francia, España y Suecia; infraestructuras de medición inteligente, minoristas de electricidad, organizaciones de investigación, empresas de software… y cinco demostraciones a gran escala, pretenden corroborar que el despliegue de nuevos servicios inteligentes puede acelerarse gracias a un mercado más abierto. Es lo que persigue el proyecto Flexiciency en el que participamos en Endesa Distribución.

Flexiciency pone en marcha servicios innovadores que van desde el monitoreo avanzado hasta el control local de energía y servicios de flexibilidad que buscan crear nuevas oportunidades en el mercado de la energía.

Entre los beneficios que se espera de este proyecto figuran facilitar nuevos servicios para el consumidor final basados en la medición de datos de consumo, crear nuevas oportunidades de negocios en el mercado de la energía, conseguir más flexibilidad y seguridad en la red de distribución y reducir las emisiones de CO2 gracias a un uso eficiente de la energía por parte del cliente y a una gestión óptima de los flujos de energía por parte de nuestras redes y equipos.

Con un presupuesto que supera los 19 millones de euros, el proyecto Flexiciency está financiado por la Comisión Europea y se desarrollará hasta comienzos del 2019.

¿EN QUÉ CONSISTE NUESTRA APORTACIÓN AL PROYECTO FLEXICIENCY?

Imagen fotograma vídeo
Ver el vídeo

El objetivo de la demostración en España es validar nuevos servicios de innovación en la ciudad de Málaga. Se trata de servicios de distinto tipo:

  • Monitorización de los valores de consumo en diferentes edificios del Ayuntamiento de Málaga.
  • Control inteligente de dispositivos como la generación renovable, las baterías o el vehículo eléctrico.
  • Servicios de flexibilidad que el proveedor de servicios, en este caso Endesa Energía, nos ofrece a la empresa distribuidora.

    Dentro de los servicios de monitoreo, los dispositivos instalados reciben información y los datos de consumo de edificios del Ayuntamiento como la Biblioteca municipal o la escuela infantil. Estos datos son volcados a una plataforma desde donde podemos evaluar dónde es necesario reducir los valores de consumo y de potencia contratada. Un aspecto fundamental para Jaime Briales, jefe del Servicio de Innovación, Energía y Nuevas Tecnologías. “Poder tener esos datos en tiempo real es sin duda clave para mejorar la eficiencia energética del edificio”, asegura.

    Con los servicios de control inteligente de dispositivos, podemos analizar el efecto que tienen diferentes elementos como un contador inteligente, un punto de recarga de vehículo eléctrico, etc. sobre el consumo de los clientes. Y con los de flexibilidad, conseguimos una mejora de la seguridad y estabilidad de la red de distribución.