Living Lab de Smartcity Málaga: un laboratorio de eficiencia e innovación

El Living Lab de Smartcity Málaga constituye todo un ecosistema de innovación que explora medidas de eficiencia energética, gestión activa de la demanda, mejora de la red, de los servicios de Telegestión y la seguridad de la información.

Imagen playa

Imagínate un lugar real donde crear, validar y testear proyectos de innovación en torno a la generación distribuida y las telecomunicaciones de una manera rápida y segura. Ese lugar existe. Es el Living Lab de Smartcity Málaga, un ecosistema de innovación que hemos desarrollado para experimentar sobre las soluciones que servirán para construir las ciudades del futuro.

Desde su puesta en marcha en 2009, Smartcity Málaga ha sido un laboratorio real donde desarrollar medidas de eficiencia, ahorro energético y gestión activa de la demanda de particulares, edificios y grandes clientes. Además, en este espacio se trabaja en una mejora de la integración de la generación de energía renovable en la red, del almacenamiento, la movilidad eléctrica, los servicios de Telegestión y la seguridad de la información. Todas estas tecnologías relacionadas con las smart grids o redes inteligentes serán necesarias en la transición energética hacia un modelo sin emisiones.

En busca del modelo de smart city

El Living Lab Smartcity de Málaga engloba una zona de la ciudad andaluza que incluye 11.000 clientes domésticos y 1.200 empresas. Las innovaciones implementadas en él supusieron, solo en sus primeros cinco años de vida, más de un 25% de ahorro en el consumo eléctrico y una disminución del 20% de las emisiones de CO2. Además, en ese tiempo, se cubrió el 15% del consumo de la zona mediante generación distribuida obtenida a partir de energía renovable.

En este laboratorio de pruebas se llevan a cabo proyectos tan importantes como MONICA, PALOMA, Flexiciency y Smart Terminal. Todos ellos están orientados en la búsqueda de mejoras para la red actual. Por un lado, a través de la monitorización y el control de las redes de distribución de media y baja tensión, el estudio de la pérdida de energía en la red y el impacto de los autobuses eléctricos en las redes de baja tensión. Además, gracias a estos proyectos, se ha integrado una micro red eléctrica en el paseo marítimo de Málaga para gestionar y estudiar lo relativo a la generación, almacenamiento y consumo energético.